Kasalo que te abrocha

abril 15, 2005 at 4:11 pm Deja un comentario

En la Bundesliga de inicios de los 90, Vlado Kasalo fue un defensor del Nüremberg que jugaba en contra. Sí, le convenía que su equipo perdiera porque le debía plata a la mafia croata. Y entonces… se hizo dos goles en contra.

A principios de la década del 90, Alemania sufría una serie de cambios sociales y políticos con el fin del bloque socialista que lideraba la Unión Soviética. El 9 de noviembre de 1989 había quedado grabado en la historia de la humanidad por la caída del Muro de Berlín. Y, mientras el mundo cambiaba, llegaba al país germano un tal Vlado Kasalo. Claro que en ese momento nadie imaginaba que sería el protagonista de una de las historias más descabelladas de la Bundesliga al convertir dos sospechosos goles en contra. Kasalo había nacido en la extinta Yugoslavia, hoy dividida en Eslovenia, Serbia y Montenegro, Croacia, Macedonia, y Bosnia-Herzegovina.

Inició su carrera en la temporada 82/83 en el FC Osijek, club del que dos años después surgiría el mismísimo Davor Suker. Su buen juego en la zaga llevó a que el Dynamo de Zagreb, un grande del país, lo comprara en 1987. Allí jugó un par de temporadas hasta sus 28 años, cuando nada menos que Franz Beckenbauer recomendó su contratación al FC Nüremberg, de la Primera División alemana: “Lo pueden tomar a ciegas”, dijo el Kaiser. Y la operación se realizó en 1,2 millones de marcos (unos 600.000 euros). No era una cifra muy elevada para un jugador como Kasalo que, a esa altura, ya sumaba varios encuentros en la selección de Yugoslavia, en la que llegó a jugar 15 partidos. Luego disputaría dos más para Croacia tras la independencia del país.

La primera temporada en el Nüremberg los aficionados no pudieron disfrutar de la nueva incorporación. Vlado primero se fracturó la pierna derecha y después cayó en una serie de lesiones. Por eso jugó apenas cinco partidos, con un gol convertido el 12 de mayo de 1990, en la victoria por 2-0 ante el Kaiserslautern. “Ya se hablaba de que su compra era plata perdida. Pero se recuperó, empezó a jugar bien y se ganó un lugar. Ya los hinchas lo querían”, explica el periodista alemán Jörg Wolfrum, de la revista Kicker.

Se iniciaba la 90/91 y en la ciudad querían repetir como mínimo el octavo puesto del año anterior. Pero ese torneo el equipo no anduvo bien y peleó por evitar el descenso. El 16/03/91, Fecha 21 de la Bundesliga, enfrentaron al Stuttgart en un partido clave. El 0-0 estaba casi listo y el arquero del Nüremberg, Andreas Köpke, sumaba 366 minutos sin recibir goles. Pero el partido terminó 1-0 para el Stuttgart: a los 30 minutos del segundo tiempo, Kasalo remató, sospechosamente fuerte contra su propio marco. La próxima semana visitaron al Karlsruhe, donde atajaba Oliver Kahn. El Nüremberg perdía 1-0 y a los 15 del ST, Kasalo hizo, de cabeza, otro gol en contra. Este fue un golazo. “En la Policía —cuenta Wolfrum— empezaron a pensar que no era sólo mala suerte. Investigaron y demostraron que Kasalo iba seguido a los casinos”.

Las averiguaciones apuntaron a que el defensor había estado endeudado con la mafia croata y ésta habría ganado fuertes sumas con las dos derrotas consecutivas del Nüremberg. El club le rescindió el contrato y la Federación alemana suspendió su ficha federativa. En octubre se realizó el juicio. Aunque el fiscal, Hans Kindermann, no pudo encontrar pruebas concretas. El extraño desenlace en las dos jugadas, según atestiguó Kasalo, era “sin intención”. Admitió, sin embargo, que frecuentaba casinos y casas de apuestas y que había “perdido unos miles y ganado otros”. El juez, Gerhard Rühl, bromeó: “Si Beckenbauer hizo cuatro goles en contra en la selección…” Así, la condena fueron seis meses de suspensión y una multa de 7.500 marcos.

Luego del juicio, Kasalo se fue de Alemania y su vida fue un misterio. Una versión afirma que participó activamente en la guerra de los Balcanes, mientras otros dicen que se tomó vacaciones. Contra toda suposición, la siguiente temporada firmó en el Mainz, de la Segunda División alemana, donde jugó dos años, con 55 partidos y cuatro goles… ¡a favor!. Hoy vive en Zagreb y se dedica a un negocio textil familiar. Al menos eso es lo que se sabe.

Anuncios

Entry filed under: fútbol, increíble pero real.

Buenos Días Vietnam: el día que Cuba jugó al fútbol en la guerra

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Trackback this post  |  Subscribe to the comments via RSS Feed


Calendario

abril 2005
L M X J V S D
    Oct »
 123
45678910
11121314151617
18192021222324
252627282930  

Most Recent Posts


A %d blogueros les gusta esto: